¿Más sano que la Jicaleta? Lo dudo

¿Más sano que la Jicaleta? Lo dudo

Desde que el ser humano era nómada ha buscado alimentos que le hagan sentir bien: con energía, despierto, ligero, y la jícama es uno de ellos.

Pelenga, nabo mexicano o, en el mundo científico, pachyrhizus erosus, son otros de los nombres con los que se conoce a la jícama, el ingrediente estrella de las Jicaletas de Morrikos que tanto te gustan.

La jícama es la raíz tuberosa (abultada) de una planta leguminosa, originalmente encontrada en México y hasta Guatemala y el norte de Nicaragua; toma su nombre del náhuatl, xícama o xicamatl o, en castellano, “raíz acuosa”, la cual es, sin duda, la mejor descripción que se pudiese encontrar, dado que de 86 a 90% de su constitución es de agua.

Está conformada por fibra y agua, lo que la hace ideal para cualquier dieta, pues contribuye a tu buena digestión, te hidrata, y no añade una cantidad importante de calorías (55 por cada 100 gramos), lo que la hace recomendable para cualquier dieta, incluso, para diabéticos, porque su dulzura no es significativa.

De la planta sólo es comestible el tubérculo, la jícama, el resto es tóxico, pero resulta útil como insecticida o para fijar el nitrógeno atmosférico y reintegrarlo a la tierra para que se siembren otro tipo de cultivos.

Jicaleta, de México, para los mexicanos y para el mundo

La deliciosa, crujiente y fresca jícama era consumida por los indígenas originarios de México. A la llegada de los conquistadores españoles, la llevaron a una de sus entonces colonias, Filipinas, para encontrar una gran aceptación en el continente asiático, por el que se propagó como polvorín y, posteriormente, en el resto del mundo.

Hoy puedes disfrutar del sabor único de la jícama, ligeramente dulce, ya sea solita o sencillamente preparada con sal, limón y chilito; cruda, en ensaladas, o en platillos asados o ligeramente salteados con una combinación de frutas y verduras, a veces, acompañada con algunas carnes y con un aderezo sencillo de cacahuate, ajonjolí u otros, al estilo asiático.

En Morrikos la puedes pedir como Jicaleta, un trozo de jícama, habilitado como paleta, aderezada con una exquisita combinación de aderezos picositos de la casa, que ¡definitivamente no te puedes perder!

Asegúrate de acompañar tu Jicaleta con una Ciel, para bajarte el picante.

La raíz acuosa

La también denominada como jícama de agua, frijol de jícamo, yuca de bejuco, nupe, nupera o ahipa, por mencionar sólo algunos de sus nombres en el mundo, contiene vitamina C (apoya al sistema inmunológico); calcio, fósforo, (contribuyen al bienestar de tus huesos y dientes); potasio (apoya al sistema nervioso), hierro (ayuda a transportar el oxígeno en tu sangre). En menores cantidades presenta proteína y lípidos.

De modo que si estás a dieta o te preocupa mucho tener una dieta rica en nutrientes y fibras, puedes pedir tu Jicaleta en Morrikos y disfrutar de una botana única y súper saludable.